Tendencias

La industria textil y las TIC en el Norte de África

05-11-2009

La III Semana Mediterránea de Líderes Económicos acogió la sexta edición del Forum para el Desarrollo de Negocios en el Norte de África (NABDF), un encuentro en el que se profundizó sobre las características de la industria textil y las tecnologías de la información y la comunicación.
La Cámara de Comercio de Barcelona y la Asociación de Cámaras de Comercio e Industria del Mediterráneo (ASCAME), con la colaboración de otras entitats, han organizado la III Semana Mediterránea de Líderes Económicos, un encuentro económico y empresarial que pretende apoyar y consolidar la Unión para el Mediterráneo (UpM) con el objetivo de fomentar el diálogo y la cooperación entre sus dos orillas.

Dentro de la programación de este evento, celebrado del 2 al 6 de noviembre en la sede Llotja de Mar, tuvo lugar la sexta edición del Forum para el Desarrollo de Negocios en el Norte de África (NABDF), en el que se desglosaron las características de la industria textil y del sector de las tecnologías de la información y comunicación.

Durante la primera sesión, "Norte de África: el sector textil apuesta por la innovación y las alianzas", el moderador, Antoni Garrell, de la Fundació del Disseny Tèxtil, recordó la importancia clave de un sector "que ha sido la base del desarrollo económico de muchos países y que además cubre una necesidad básica". Ante la competencia de China,  Garrell instó a las empresas a "diversificar la oferta, facilitar la actualización tecnológica y potenciar la investigación cooperativa entre países".

Todos los ponentes coincidieron en varios aspectos: el primero, las ventajas y oportunidades derivadas de la firma del acuerdo Agadir, un acuerdo de libre comercio firmado entre Egipto, Jordania, Marruecos y Túnez, al que se le añaden otros pactos, como el sellado por Túnez y Turquía. El libre intercambio que regula estos acuerdos favorece la competitividad para las empresas que se instalen en estos países.

Jean François Limantour, presidente del Círculo Euromediterráneo de Dirigentes del Sector Textil-Indumentaria (CEDITH), puso el acento sobre "el crecimiento insolente de China en Europa y América, un país que no respeta las leyes de la Organización Mundial del Comercio". Limantour destacó que el 41% en valor de las importaciones europeas de textil provienen de China y que esta situación ha creado un desequilibrio que requiere la reestructuración del sector. ¿Cómo? "Creando una política de valor añadido: creación, innovación, investigación y desarrollo, reforzando la cooperación, realzando las posibilidades que genera el acuerdo de Agadir y creando un Instituto Mediterráneo de la Moda que forme al sector, además de potenciar la industria de los textiles inteligentes". Limantour hizo una llamada "a la modificación de las reglas de origen preferente y que África del Norte acceda al mercado de proveedores".

La segunda sesión, por la tarde, "Sector TIC en Magreb: buen progreso, muchas necesidades", contó con la participación de Jawad Abbasi, presidente de Arab Advisors Group en Jordania;  Mohammed Slassi Sennou, vicepresidente de la Asociación de Expertos en Tecnología de la Información (APEBI) de Marruecos; Jordi Roca, director del Cibernarium, de Barcelona Activa; Basel H. Roshdy, director de inversiones y director general de Nile Capital & IT Ventures de Egipto, así como Carles Fradera, director general de Barcelona Digital Centre Tecnològic.

De la exposición general de todos los ponentes quedó patente una clara diferencia respecto           a la sesión anterior: en el sector de las tecnologías es más complicado establecer alianzas estratégicas y coordinar políticas conjuntas. A pesar de que muchos países presentan similitudes, cuentan con diferentes políticas de liberalización, así como de regulación. Más allá de esta constatación, son países en los que queda un largo camino por recorrer en este sector, por lo que existen numerosas oportunidades.

Uno de los retos que deben afrontar es aumentar el uso de nuevas tecnologías entre un mayor número de personas, así como disminuir las diferencias de usuarios entre las zonas rurales y las urbanas. Mohammed Slassi explicó un nuevo plan en Marruecos para potenciar las nuevas tecnologías, que pasa por dotar a 80.000 estudiantes de un ordenador portátil con acceso a Internet, la creación de 400 centros de comunicación comunitaria con ordenadores y acceso a Internet en las zonas rurales, la implementación de contenidos y servicios vinculados al servicio público o la ayuda a la informatización del comercio de proximidad.

Cerró la sesión Carles Fradera, ofreciendo un repaso de las cifras del sector TIC en Cataluña, que supuso en 2007 un total de 10.600 MEUR, y cuya previsión para 2010 es de 10.800 MEUR. En Cataluña hay un total de 3.800 empresas TIC, entre grandes y pequeñas empresas. Fradera destacó el peso de este sector en Cataluña, un sector "que destaca por ser transversal" y cuenta "con potenciales colaboradores en Magreb".