Misiones

“La India de hoy no es la de Teresa de Calcuta”

08-07-2008

Ion de la Riva, el embajador de España en la India, visitó Catalunya el mes pasado. Y en su estancia, intervino ante un grupo de empresarios en la Cámara de Sabadell para ayudar a dar una visión más ajustada a la realidad de lo que hoy es la India.
Lo primero que reconoció De la Riva es que ese país se mantiene, aún hoy, a la sombra del dinamismo de China, y eso "oculta" una realidad que vale la pena conocer. Eso sí, a diferencia de China, en la que muchas empresas catalanas o españolas llegaron tarde, en la India esa situación aún se puede evitar dado que ha sido India la que ha llegado tarde al encuentro con las reformas y el crecimiento sostenido.

El embajador señaló que algunos de los sectores más atractivos para las empresas catalanas podrían ser el agroalimentario, automoción, servicios e infraestructuras. En otros, caso del acero o las TIC, los indios nos llevan cierta ventaja, apuntó De la Riva.

Lo más interesante de la exposición fue su empeño en deshacer tópicos, en dejar claro que la India ya no es el país de Gandhi, de la madre Teresa de Calcuta o de la Fundación Vicente Ferrer. O dicho de otra manera, frente a esa imagen y esa realidad, hay otra mucho más cambiante, dinámica y desconocida que presenta numerosas oportunidades de negocio.

Este "elefante que se ha puesto en pie", a diferencia de China, es un país completamente estable, con instituciones plenamente democráticas y que está muy interesado en atraer inversión para continuar la tarea de modernización que se inició a principios de los noventa con el Gobierno de Rao y cuyo ministro de Economía, Manmohan Singh, es el actual primer ministro.

De la Riva calificó a los indios de arrogantes, de orgullosos de su cultura. Una cultura, por otra parte, acumulativa, que es capaz de asimilar las influencias extranjeras, sin sobresaltos ni grandes revoluciones. Eso les ha convertido en personas muy pragmáticas a la vez que les ha dotado de un gusto por la complejidad ("para qué hacer las cosas sencillas si se pueden hacer complicadas").

El embajador apuntó que las empresas españolas deberían pensar, dado que es un país extenso, burocrático y complejo, en buscar socios locales con los que ir de la mano. Eso sí, las joint-ventures han de tener pactadas cláusulas de divorcio muy claras, ya que los indios apuestan claramente por el cortoplacismo; esto es, no están acostumbrados a las asociaciones a largo plazo. La dinámica del win-win, en la que ambas partes pueden ganar, no es propia de su cultura. Su dinámica es más bien la que sigue: "Yo te introduzco en un mercado y tú me transfieres tecnología". Conseguido dicho objetivo, para qué seguir juntos.

En un país en la que, tal y como recordó De la Riva, "la paradoja no es problemática, sólo complicada" y en el que éste y otros gobiernos anteriores (y los que vengan en el futuro) están firmemente determinados a convertirlo en un world player, en un actor de primera en un mundo cada vez más multipolar, España a pesar de los hándicaps existentes, que son muchos, ha decidido ampliar su presencia.

El primer problema que tiene España como país en la India es el desconocimiento. Un desconocimiento mutuo y recíproco, todo sea dicho. "Aquí no somos conscientes de lo que está sucediendo en India y a los indios no les entra en la cabeza que nosotros seamos la octava potencia económica del mundo", apuntó el embajador.

Para poner coto a esa dinámica, De la Riva señaló que, tal y como está recogido en el Plan Asia-Pacífico, España ha abierto un consulado en Bombay, además de una oficina de turismo y un centro de negocios en la misma ciudad para apoyar la labor de las pymes. El centro de negocios será un espacio que las empresas que lo soliciten podrán alquilar para iniciar la labor de implantación en aquel país. La apuesta se complementa con un consulado honorario en Bangalore y la apertura de sendas agregadurías de Defensa e Interior en la embajada de Delhi. 

De la Riva defendió que las Cámaras, así como otras organizaciones empresariales o, incluso, las empresas a título individual, organizasen misiones inversas en las que sus socios pudiesen ver cuál es la realidad económica española, pues ése es un déficit hoy muy elevado. 

En relación con próximas acciones a desarrollar en la India, el embajador apuntó la Tribuna de Casa Asia que los próximos 16 y 17 de octubre se desarrollará en Pune, así como el Fondo de Inversiones que se celebrará entre el 11 y 12 de diciembre. Ese mismo mes, por otra parte, las Cámaras catalanas, lideradas por Sabadell, organizan una misión del sector de la automoción que las llevará también a Pune, además de China, para comparar ambos mercados.